Monday, September 27th, 2021

El curso universitario en Andalucía será «presencial»

El consejero Velasco señala que los alumnos deben estar inmunizados al inicio del curso

El consejero de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades, Rogelio Velasco, ha señalado que «confía en que el próximo curso se desarrolle de manera presencial, habida cuenta que, con el ritmo de vacunación actual, los universitarios deben estar inmunizados al inicio del curso».

En una entrevista con Europa Press, el consejero ha agradecido a las universidades andaluzas «su calidad, su enorme capacidad de adaptación a las circunstancias y su trabajo a destajo para poder mantener la docencia y la investigación sin que el resultado se resintiera». De este modo, han superado estos cursos marcados por la pandemia -2019/2020 y 2020/2021- «de una manera notable», ha añadido.

Además, el consejero de Universidades, ha calificado la gestión anual como «provechosa», pues «no solo se ha sacado adelante el nuevo modelo de financiación de las universidades, sino que se está ultimando el nuevo decreto de ordenación de las enseñanzas universitarias, que verá la luz próximamente». Según Velasco, «este decreto dará pie, con posterioridad, a la configuración del nuevo mapa de titulaciones que actualizará la oferta académica y con el que se aspira a ganar en eficiencia y eficacia, además de ajustar su oferta a las demandas laborales de nuestro tiempo».

Por todo ello, el titular de Transformación Económica ha explicado que el objetivo es buscar «un marco universitario público más realista, competitivo y atractivo». Para acometer esta tarea, la Consejería ha encargado un informe elaborado por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) que analizó, entre otros aspectos, la oferta de enseñanzas, unas recomendaciones que Velasco ha asegurado «haber tenido en cuenta».

El consejero de Universidades ha lamentado que «en la comunidad no se haya abordado la racionalidad y viabilidad de la oferta de grados desde 2001, a pesar de la disminución de la población potencial que estudia en la universidad (18-24 años), el aumento del número de grados un 56,5% desde 2002 y la reducción de la demanda un 16,5%».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *